Amigos antes de ser pareja.
Dejar de ser pareja y seguir siendo amigos.
Ser amigos y tener sexo.
¿Se puede?

“La amistad es un amor calmo; el amor, una amistad excesiva” 
— Alain Badiou.


Una relación libre de compromiso, sin sentimientos involucrados, sólo para vivir plenamente la sexualidad comúnmente conocida como “amigos con beneficios” parece la fantasía de muchos, pero no siempre es viable.
Para muchos puede ser el fin de la amistad, para otros una aventura sin tabúes con altas dosis de placer. Un estudio realizado en EU por Heidi Reeder, de la Boise State University, concluyó que en el 76% de los casos el sexo entre amigos fortalece la amistad.
Los resultados indican que las mujeres con mayor frecuencia construyen su amistad entre hombres y mujeres como una relación de hermanos, y los hombres con mayor frecuencia etiquetan su relación como "solo amigos", y ambas formas de construir la relación están vinculadas con un alto nivel de satisfacción que tienen con la amistad. Los participantes que describieron su amistad como una relación romántica tuvieron un nivel significativamente más bajo de satisfacción con la misma.

Las relaciones eróticas, a diferencia de la amistad y del amor, pueden carecer de compromiso, cesar en un instante sin remordimientos, dolor ni rencor.
El amor, en cambio, puede morir después de múltiples frustraciones; la amistad se deteriora cuando es decepcionada y traicionada.
Entonces erotismo y amistad son totalmente diferentes e inconfundibles, pero no incompatibles. En muchas de las relaciones entre dos personas, llega un momento en el cual el encuentro puede bifurcarse hacia el erotismo, el enamoramiento o hacia la relación amistosa, con iguales posibilidades y casi siempre se opta por una u otra cosa. Igualmente, podemos acertar que amistad y enamoramiento son cosas diferentes e incompatibles. Tener una pareja conlleva a derechos y obligaciones mutuos, eventualmente con control recíproco. Introducir en esta pareja el tinte de libertad que caracteriza a la amistad significaría, en muchos casos mas no en todos, la disolución de la relación.

No obstante, amistad y erotismo sí pueden convivir. Resulta viable la amistad entre dos personas (heterosexuales u homosexuales) que han mantenido relaciones eróticas entre sí. Es posible porque la verdadera amistad no necesita del erotismo y por lo tanto no se siente amenazada por su frivolidad. Pero el erotismo presenta ambigüedad por naturaleza: dice sí y no a la vez. 

Es complicada la idea de que a partir de una relación cimentada con erotismo pueda derivarse una limpia amistad. Pero eso sí, si la amistad es preexistente o se construye por su cuenta, a través de los encuentros, el erotismo no tendría por qué destruirla. Entonces, el erotismo no necesariamente genera amistad, pero la amistad es compatible con el erotismo con más frecuencia. Cuando se cuenta con estas condiciones y el erotismo sólo es un componente del encuentro, puede vivir junto a la amistad. Dentro de la amistad, el erotismo es siempre accesorio, por lo tanto, no debiera interferir con la ejecución de una verdadera amistad.

Para muchos puede parecer imposible que entre un hombre y una mujer heterosexuales, dos varones homosexuales o dos mujeres homosexuales, exista la amistad y que no lleve a una relación erótico-afectiva: sin embargola “Confianza y afecto desinteresado entre las personas” o  el “Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”(según la RAE), es una realidad. 

El origen etimológico de la palabra amistad no ha podido ser determinado con exactitud. Hay quienes afirman que proviene del latín amicus (“amigo”), que a su vez derivó de amore (“amar”). Sin embargo, otros estudiosos afirman que amigo es un vocablo griego compuesto por a (“sin”) y ego (“yo”), por lo que amigo significaría “sin mi yo”. 

Este tipo de relaciones se presentan en todas las etapas de la vida, aunque con diversos grados de impacto emocional, intensidad, trascendencia e importancia para las personas que establecen este vínculo; de hecho, la expresión de amistad establecida, es diferente para cada persona y tiene que ver con la personalidad, el temperamento, el género, la edad y la historia de vida de dicho ser en cuestión. Hay amistades que nacen a los pocos minutos que comenzó una interacción entre dos personas y otras que pueden tardar meses o años en consolidarse y, como toda relación, algunas terminan solo con la muerte, otras terminan y se reanudan y otras más, terminan para jamás continuar. 

En todo caso, la amistad implica que un amigo acude al otro buscando compañía, honestidad, afecto, consuelo, confianza, amor, contención, empatía, respeto y consejo, entre otros sentimientos.

AMIGOS ANTES DE SER PAREJA

¿Podemos ser amigos antes de convertirnos en pareja o bien, es un paso previo imprescindible? Investigadores de la Universidad de Texas en Austin y de la Universidad Northwestern reunieron a 167 parejas tanto casadas como al comienzo de su relación, y fueron cuestionadas con respecto a cuánto tiempo tenía que se conocían y desde hace cuánto tenían una relación amorosa; en la diferencia entre estos dos períodos se consideró el tiempo en el cual las parejas fueron conocidos o amigos, antes de que comenzaran a salir como pareja. Las parejas se dividieron entre los que eran amigos antes de empezar una relación (40%) y aquellos que no lo eran (41%). El 20% restante o bien no respondió a la pregunta o los miembros de la pareja dieron respuestas diferentes sobre si eran o no amigos antes de su relación 

Después de eso, las parejas fueron entrevistadas ante una cámara para que un equipo de jueces pudiera puntuar el atractivo de cada uno, en una escala de -3 (muy poco atractivo) a 3 (muy atractivo). Para asegurarse de que el atractivo de un miembro de la pareja no influyera en la percepción que el juez tuviera sobre el otro; los investigadores establecieron un segundo equipo de jueces que evaluara a cada persona, mientras la mitad de la pantalla se encontraba cubierta, de forma que sólo pudieran ver a una persona cada vez.

Ambos métodos para evaluar el atractivo produjeron resultados parecidos y los jueces tendían a dar calificaciones similares para cada persona. Por eso, los investigadores consideraron fiables estas calificaciones subjetivas.

No obstante, el mayor descubrimiento fue que las parejas que eran amigos antes de comenzar a salir tenían un mayor intervalo de atractivo —o sea, que uno de los miembros de la pareja era claramente más atractivo que el otro, según los jueces—, en relación a aquellos que empezaron a salir poco después de conocerse. Las parejas que habían empezado a salir antes, por otro lado, tendían a estar compuestas de miembros que eran igualmente atractivos en comparación. Las parejas compuestas por miembros más similares en atractivo, tardaban menos en empezar a salir íntimamente, mientras que en los casos en los que uno de los dos era bastante más atractivo que el otro ocurría lo contrario: tardaban más en iniciar una relación más íntima.

El límite parecía encontrarse alrededor de los nueve meses transcurridos entre el momento de inicio de las primeras conversaciones y el comienzo de una relación como amantes. De media, las parejas que habían empezado a salir juntas antes de esos nueve meses tenían un grado de atractivo similar, y lo contrario ocurría con el resto de casos.

En el caso de las amistades heterosexuales, un estudio realizado por expertos de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire y publicado en la revista Journal of Social and Personal Relationships, reveló que la atracción hacia un amigo del sexo opuesto es común y potencialmente negativa para las relaciones románticas a largo plazo.

En otro estudio, 88 universitarios de ambos sexos fueron a un laboratorio con un amigo del sexo opuesto para ser interrogados sobre dicha amistad. Los participantes tenían que calificar de uno a nueve el nivel de atracción sentían.
Ambos sexos reportaron casi el mismo nivel de atracción independientemente de si estaban involucrados o no en una relación romántica.
La hipótesis de los investigadores es que la interacción de dos personas heterosexuales del sexo opuesto desencadena, de forma instintiva, las estrategias de apareamiento que evolucionaron desde hace decenas de miles de años.

Estas estrategias explican que “las personas pueden ser influenciadas en cuanto se involucran en amistades con el sexo opuesto e, involuntariamente, les dan color a los sentimientos por los amigos con quienes la intención consciente (solo) es platónica”.
Sin embargo, los autores del estudio observan que, para algunos, esta atracción es un beneficio. “Tal vez la atracción puede ser tanto una ventaja como una desventaja para la misma persona en diferentes amistades; o es beneficiosa y perjudicial en la misma amistad en diferentes periodos de tiempo”, comentaron.

DEJAR DE SER PAREJA Y SEGUIR SIENDO AMIGOS

Las investigaciones han sugerido que alrededor del 60% de las parejas deciden mantener la amistad después de una ruptura: “Seguir siendo amigo de tu ex es un fenómeno muy penetrante en la sociedad", comenta Rebecca Griffith, líder del trabajo que publica la revista Personal Relationships. Pero el hecho de que sea habitual no tiene por qué ser positivo, pues estas amistades no siempre son exitosas.

Según ha descubierto un estudio llevado a cabo por psicólogos de la Universidad de Kansas (EE. UU.), depende de las motivaciones de querer continuar la amistad. 

Según las conclusiones  presentadas en la reunión anual de la Asociación de Psicología Americana (APA), los investigadores descubrieron 4 razones principales por las que alguien decide seguir siendo amigo de un ex:

La seguridad: él o ella no quiere perder el apoyo emocional de su ex, la confianza o el asesoramiento.

La practicidad de la amistad: razones económicas, hijos u otros intereses.

La cortesía: no dañar los sentimientos del ex.

La presencia de sentimientos románticos por la ex pareja.


Referencias: 

  • Bleske-Rechek et al: Benefit or burden? Attraction in cross-sex friendship
  • Journal of Social and Personal Relationships 2012;29(5):569-596.
  • Reeder, Heidi. (2016). "“He’s Like a Brother”: The Social Construction of Satisfying Cross-Sex Friendship Roles". Sexuality & Culture, 21(1), 142-162.
  • https://pdfcoffee.com/la-amistad-alberoni-pdf-pdf-free.html
  • Griffith, Rebecca et al:. (2017). Staying friends with ex-romantic partners: Predictors, reasons, and outcomes: Friendship with ex-romantic partners. Personal Relationships. 24. 10.1111/pere.12197.